Serincosol Administradores de Fincas Málaga

El peligro de las estafas domésticas

Hoy nos ponemos serios para advertiros de un peligro que podéis encontraros en vuestras propias casas, las estafas domésticas.

Gracias a la existencia de Internet y redes sociales, estamos al tanto de las nuevas tendencias, incluso cuando hablamos de engaños, timos y estafas de esta índole. De todos modos, para los más despistados, os vamos a recopilar los casos más comunes y, como hacemos siempre desde SERINCOSOL Administración de fincas, vamos a daros consejos para que sepáis que hacer en caso de encontraros en alguna situación similar.

La estafa doméstica suele comenzar de la siguiente manera:

Una persona se presenta en casa fingiendo ser un profesional de la compañía de la luz, del agua o del gas y pretende hacer una revisión o reparación. Por lo general, suelen llevar acreditaciones muy similares a las de los verdaderos técnicos y presionan al propietario comentándole que están en aviso de piezas defectuosas o un mal funcionamiento en la instalación.

A partir de aquí, el modus operandi puede ser diferente:

  1. Después de que el propietario, preocupado, acceda a esa revisión, el técnico hace una reparación sin consultar, sustituye piezas en buen estado y cobra una cantidad abusiva con la excusa de “el trabajo ya está hecho”
  2. Mientras solicitan los datos de contrato y facturas al propietario, los estafadores tienen tiempo de observar qué objetos de valor hay en casa. Esta versión puede llegar a ser la más peligrosa, ya que necesitan inmovilizar o inhabilitar a la persona para que no detenga el saqueo, y en cualquier momento la situación se le puede ir de las manos.

Otras modalidades de estafa están relacionadas con servicios que contratamos directamente, como obras en el hogar o en jardines, piscinas, etc. Cuidado con los precios disparatadamente bajos y los trabajos excesivamente rápidos, siempre tenemos que hacer comparativas y tener claro que lo más barato no siempre es lo mejor o lo más seguro.

Tras conocer la teoría, pasamos por un momento a la práctica. Os contamos el caso de una señora estadounidense que se convirtió en el objetivo perfecto para los estafadores: era mayor, tenía graves problemas de pérdida de memoria y mucho dinero. A lo largo de seis años lograron robarle 400.000 dólares entre diferentes bandas que repetían una y otra vez el mismo servicio doméstico sin que la mujer se percatase. Entre otras cosas, reemplazaron el aislamiento de su ático 12 veces, sellaron sus ventanas ocho veces y le pusieron el césped seis veces. Esta historia, junto a otras, aparece en AARP.org, donde coinciden con los consejos que la Policía Nacional nos anima a daros:

  1. No tener miedo o vergüenza a preguntar todas las dudas que tengamos al revisor.
  2. Si no nos fiamos al 100% no estamos obligados a abrir la puerta o permitir que se realice la revisión o el servicio.
  3. Llamar por teléfono a la empresa para asegurarnos de que esta acción no es irregular. Es importante llamar al teléfono que tengamos apuntado en facturas o contratos, no al que nos de el revisor.
  4. El ejemplo de esta señora de Virginia nos ha demostrado que debemos tener especial cuidado en caso de que la persona sea mayor, ya que es mucho más vulnerable a la estafa por desconocimiento o problemas de salud.
  5. Sé un vecino atento. Si observas que la misma empresa de servicios visita tu comunidad en un espacio demasiado corto de tiempo, infórmate y, si denotas algo extraño, ponte en contacto con la posible víctima y llamad a la policía.

En SERINCOSOL Administración de Fincas estamos más familiarizados con este tipo de temas que pueden daros quebraderos de cabeza o más de un escalofrío, de modo que no dudéis en consultar vuestras dudas con nosotros.

En Serincosol cuidamos su comunidad, para que disfruten de su hogar.

Comparte Post :

×