Cómo tener mascota en una comunidad y no morir en el intento

Cómo tener mascota en una comunidad y no morir en el intento

El ritmo de vida que llevamos habitualmente nos hace llegar a casa cargados, cansados y muy malhumorados, pero las mascotas tienen esa magia especial que hace que todo eso desaparezca. Ya sea gato, perro, hámters e incluso una tortuga que te observa desde su pecera, en muchas ocasiones logran alegrarnos el día.

Group of pets sitting in front of white background

Pero a veces no es todo tan idílico como nos gustaría y hay vecinos que nos llaman la atención por todo, hasta por la mínima incomodidad que le pueda generar tu mascota.

Presta atención. Probablemente ese vecino simplemente sea más delicado de lo normal, pero has de tener en cuenta ciertas normas para que sus criticas sean infundadas y no pueda ponerte en ningún aprieto:

Los amantes de los perros son, lógicamente, los más afectados, porque ellos necesitan salir y corretear fuera de casa. Normalmente cada comunidad de vecinos propone sus propias normas, pero hay algunas que son básicas para todos:

  1. Deben llevar correa y bozal en las zonas comunes.
  2. Es importante que estén debidamente censados y vacunados.
  3. En caso de que manchen o estropeen alguna zona común, tú serás el responsable. Intenta recordar siempre llevar bolsitas encima.
  4. El ruido es uno de los mayores problemas. No abandones a tu mascota todo el día en la terraza, por los vecinos y sobre todo por ella. De noche debe estar dentro de la vivienda para evitar altercados. Ten mucho cuidado con este punto, si el ruido es reiterado podrían incluso demandarte.

Estas y algunas otras normas no son difíciles de cumplir y te garantizan una buena convivencia con tus vecinos. Por último, un par de normas importantes:

  1. Cuida a tu mascota e intenta quererle tanto como te quiere ella a ti
  2. Cuenta con SERINCOSOL Administración de Fincas para cualquier duda o altercado que tengas

 

Entradas relacionadas

Déjanos tu comentario