Enfrentarse a delitos contra la salud pública

Enfrentarse a delitos contra la salud pública

Antes de comenzar esta nueva entrada, nos gustaría explicaros algunos conceptos:

Salud pública: Son las condiciones que permiten el bienestar de las personas, lo cual es algo más que la simple ausencia de enfermedades, sino una salud integral, físico-psíquica, establecida como base para poder disfrutar de una calidad de vida.

Los delitos que atacan a la salud pública están encuadrados dentro de los llamados “delitos de riesgo”. Habitualmente se dividen en dos tipos, los relacionados con el comercio y los relacionados con drogas, sustancias psicotrópicas y/o estupefacientes.

Dentro de estos delitos, podemos encontrar algunos muy comunes que pueden darse cerca de vuestra comunidad de vecinos o incluso dentro de ella. Un ejemplo claro es el menudeo, la venta al por menor de drogas.

menudeo

Son acciones relativamente frecuentes en algunas zonas, y en muchas ocasiones no le damos importancia pero no somos conscientes de los problemas que puede ocasionarnos en nuestra comunidad (peleas, reyertas y situaciones de mayor gravedad). La colaboración ciudadana con la policía es esencial para poder luchar contra este tipo de hechos. En caso de tener miedo a represalias, a parte de una denuncia formal, también se puede realizar una denuncia anónima o acogerse a la figura del testigo protegido.

En este caso es importante aportar todos los datos posibles: identidad de las personas que cometen la infracción, descripción física, vehículos que suelen utilizar, zonas en las que suelen ubicarse, horarios en los que suelen “trabajar”…

Una gran colaboración es, también, aportar a la policía un lugar desde donde vigilar, como vuestros balcones o ventanas o incluso la azotea del edificio.

Además del menudeo, hay otras maneras de atentar contra la salud pública que son de mucha gravedad. Os exponemos algunos casos:

1. Abusos (maltrato, aprovechamiento económico, etc.)

Hace poco hablamos acerca de la violencia de género, pero lamentablemente no es el único tipo de abuso que puede darse en un hogar, ya que existe también el maltrato a niños, discapacitados o a personas de tercera edad.

Dado que todos estamos conectados y al día de lo que ocurre, no os extrañará conocer historias de cómo niños pequeños aguantan humillaciones a diario, personas de la tercera edad son maltratadas o abandonadas en sus casas e incluso los discapacitados se ven obligados a dar el total de su paga a alguien que dice cuidarlos pero los tienen completamente desatendidos.

salud-publica

Este tipo de daño, ya sea físico o psicológico, algunas veces es difícil de detectar, pero en cuanto existe una sola prueba fehaciente es necesario actuar, y tras la denuncia pertinente entrará en acción el Servicio de Atención a la Familia.

2. Actividades molestas, insalubres, nocivas y peligrosas

Dentro de estas actividades están enmarcados los ruidos, los malos olores o el almacenamiento de productos peligrosos en las viviendas. Las molestias pueden soportarse durante un tiempo, pero la salubridad de una vivienda, edificio o comunidad es sumamente importante. Unos malos hábitos o la pertenencia de productos peligrosos son motivo de denuncia, y habiendo comprobado los hechos, la Policía Local, Unidad de Medio Ambiente e incluso la Policía Nacional sancionará a los responsables.

3. Actividades relacionadas con la prostitución

Este tipo de delito es sumamente discreto y podemos vivir junto a una vivienda dedicada a eso durante mucho tiempo sin darnos cuenta. Debemos aclarar que la prostitución ejercida de forma libre y voluntaria no se contempla como falta o delito, pero en caso de que exista coacción o amenaza, como en el caso de trata de blancas, se podrán emprender acciones penales contra los proxenetas.

unnamed

Os aclaramos que aquí no hemos expuesto todos los casos relacionados con los delitos contra la salud pública, solo los más llamativos o comunes. Si creéis que os encontráis en un caso similar, podéis consultarlo con nosotros y os aclararemos vuestra situación y cómo actuar ante ella. Entre las responsabilidades de todo Administrador de Fincas están el asesoramiento y la denuncia en nombre de una comunidad. Recordad que, denunciando este tipo de infracciones, estáis apostando por vuestra seguridad y la de vuestros vecinos.

Entradas relacionadas

Déjanos tu comentario